Novamen | El E-Commerce: La Revolución En Las Compras En El Siglo XXI
12768
single,single-post,postid-12768,single-format-standard,mkd-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,burst-ver-1.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.0.1,vc_responsive
 

El E-Commerce: La Revolución En Las Compras En El Siglo XXI

shutterstock_224409799

Los usuarios cada vez están más convencidos de la comodidad y rapidez de realizar sus compras a través de Internet. La posibilidad de poder comparar las características del producto o servicio con otros similares, el hecho de comprar sin presiones, la oportunidad de acceder a marcas que, de otra manera, no podríamos, etc., son aspectos que hace años ni siquiera contemplábamos.

El perfil predominante es el comprendido entre 25 y 49 años, residente en hábitats urbanos de más de 100.000 habitantes, que compra sin periodicidad fija, principalmente en el hogar y utilizando la tarjeta de crédito y débitocomo fórmula de pago.

Entre los productos que continúan liderando el negocio online se encuentran: ropa, artículos tecnológicos, complementos y artículos deportivos, reservas de alojamiento y la compra de entradas a espectáculos.

De esta forma, se deduce que la confianza en el e-commerce va en aumento. Los expertos de The Valley Digital Business School han diseñado un decálogo con los principales consejos para adquirir online un producto o servicio de forma segura:

Utilizar Internet con cabeza. Para que la experiencia de compra resulte plenamente satisfactoria conviene usar el sentido común: nadie regala nada, los errores ortográficos no son buena señal, vigila el precio total, etc.

Las redes sociales, el lugar para las opiniones. Es aconsejable, antes de realizar cualquier compra, investigar primero las opiniones de otros consumidores. Muchas personas comparten en Internet ofertas, experiencias (positivas y negativas) o recomendaciones que podrían servirnos de guía.

Búsquedas inteligentes. Debemos tener claro qué queremos buscar, por lo que tendremos que realizar nuestro rastreo con concreción. Hay webs especializadas que pueden ayudar.

No comprar con prisas. Hay que dar los pasos correctos y, ante cualquier duda, llamar a atención al cliente o desestimar la compra. Además, conviene navegar todo lo que sea necesario por la página para conocer la información sobre la empresa, el producto, gastos de envío, fechas de entrega, garantías ofrecidas, plazos de devolución, costos adicionales, puntos de atención al cliente, forma de pago…

Comprar en sitios seguros. Hay numerosas claves para saber si un sitio es fiable: que la dirección aparezca como https:// (con s), la inclusión de un candado cerrado o una llave en la página, el lema SSL  (“Secure SocketLayer“) o la pertenencia a alguna asociación o grupo que fomenta la protección al consumidor.

Mayor atención con las webs extranjeras. La legislación en materia de protección de los consumidore no es igual de todos los países, por lo que es conveniente estar alerta (comprobar si tienes delegaciones o servicio de atención al público en tu país).

Modalidades de pago seguras. El consumidor tiene derecho a una modalidad de pago segura. Las existentes actualmente son: tarjeta de crédito/ débito y transferencia bancaria.

Borrar los datos introducidos. Conviene eliminar los datos introducidos en la compra después de haberla efectuado, sobre todo si se ha realizado desde otro ordenador.

Derecho de desistimiento. A excepción de algunos productos, el consumidor tiene derecho a desistir del contrato de compra efectuado por internet.

Guardar siempre el comprobante de compra. Guardar las copias relacionadas con las compras es importantísimo. No hablamos solo del ticket, también de la página de resumen de transacción, cualquier comunicación que se haya podido establecer con la empresa, los términos legales de la compra, etc.

Fuente:
1. Banca y Negocios. Caracas 2015. http://ow.ly/WeQK1
Sin comentarios

Déjanos tu comentario